Una partida de huérfanos. Un Jaque al psicoanalista de John Katzenbach

Las relaciones entre personas son cada vez son más complejas. El tener que contemplar diferentes factores como el tiempo, las circunstancias, las diferencias culturales o las particularidades individuales, hace que en algunas ocasiones más que relacionarnos con alguien estemos interpretándolo. Además, si la relación es profesional, la cosa se complica, jefes-empleados, profesores-alumnos, médico-paciente... Todo ello provoca que siempre tengamos que ir un paso por delante de lo que tenemos ante nuestros ojos y ese paso puede ser correcto o... ser un paso en falso.

Podemos entender que esta idea es uno de los motores que impulsa las tramas de las novelas de Katzenbach. A ella, por supuesto, tendríamos que añadir el requiebro psicológico que imprime a sus personajes. Ahora bien, ¿no tenemos todos algún recoveco por el que puede introducirse la luz de lo psicopático? 

Y, a mi juicio, esta es la exploración que John Katzenbach acomete en  su nueva novela Jaque al psicoanalista, publicada por Ediciones B (gracias a Edición Anticipada que me ha facilitado el ebook) y que constituye la continuación de su anterior novela El psicoanalista.

En la primera novela, Ricky Starks, un psicoanalista de Nueva York, recibe un ultimátum de parte de un tal Rumpelstiltskin: «o se suicida o un inocente morirá». El objetivo de nuestro protagonista será averiguar quién está detrás de esa identidad para evitar ambas muertes.
Ahora en su continuación cinco años después, una vez que el doctor ya ha rehecho su vida cambiando los lujos de Nueva York por los casos complejos de Nueva Orleans y Miami, el señor R. (Rumpelstiltskin) y sus hermanos (Virgil y Merlin) se pondrán en contacto con él para pedirle ayuda. En esta ocasión, son ellos los que están siendo amenazados por un desconocido: Jack. 

Laberinto Técnico

Una de las primeras impresiones que me causó la novela fue que todo eso ya lo había leído antes. El género de suspense, sobre todo si es un thriller psicológico, puede tener como hándicap que su estructuración y puntos de giro (plots en el lenguaje cinematográfico) sean típicos: el asesino que parece que ha muerto, pero que no ha muerto; la muchacha seductora que está compinchada, etc.
Sin embargo, debo reconocer que en esta cuestión en la novela había ciertos regustos que me eran muy gratos. La relación entre el protagonista y el asesino, sea quien sea este, es muy entrañable, ya que recuerda mucho a la relación que Sherlock y Moriarty tenían entre ellos. En este sentido, la necesidad que tiene el doctor Starks de ponerse en el lugar del asesino, la reflexión secuencial de ambos, bebe, bajo mi punto de vista, de la más pura novela detectivesca. Sea esta Sherlock o cualquier otra.

Pero no solo la relación entre personajes tiene regustos familiares, sino que también el tono de las escenas más oscuras puede recordar a otro grande: Stephen King. La novela no es de terror, pero la tensión narrativa de ambos géneros puede ser compartida y en ese punto de unión es donde vemos la niebla de King en la novela de Katzenbach. El relato de la América profunda, la necesidad de que lo que sucede en el pueblo se quede en el pueblo, recuerdan escenarios y ambientes tan memorables como el de It, por ejemplo.

No obstante, hay alguna fisura en la parte técnica que desluce todo el entramado de la novela. En primer lugar tiene una construcción algo repetitiva, lo que  permite al lector saber qué va a pasar en las próximas páginas. Y no tiene nada que ver con la estructura del thriller en sí, sino con la propia novela. Cuando la misma secuencia la ha presentado ya tres veces, ya sabes cómo va a ser a cuarta y la quinta. Además, a nivel de la descripción del entorno, bien sea el escenario o bien sea la tensión psicológica superficial, emplea construcciones exactamente iguales y muy subjetivas, como si el propio autor no recordara que ya nos ha dado su opinión sobre tal edificio o no sé cual persona. Estos dos problemas hacen que la novela sobre todo en la primera parte sea un poco ralentizadora. 

Eso sí, el desenlace es brutal. En mi caso al menos, no me lo esperaba de ninguna manera. Se te dan varias posibilidades, puedes elucubrar otras tantas, pero es tan inesperado y tan poco ambientado que es sin duda genial. La parte del epílogo se hace un poco pesada, porque precisamente el desenlace quita el protagonismo a quien se supone que debería tenerlo y parece que el autor quiere devolvérselo en el epílogo. Pero lo dicho, un desenlace sorprendente y además con una puesta en escena estupenda.

El Cazador Cazado

Así como decíamos que lo primero que notas al nivel técnico son los aires conocidos, a nivel de trama, al principio de la novela, encontramos algunos problemas. Problemas que afectan al lector tanto si se ha leído El psicoanalista, la primera parte, como si no. En mi caso, no me había leído la primera novela y cuando se me dio la opción de coger esta no parecía completamente indispensable haberla leído. Y es cierto, me he enterado de todo lo que sucedía porque el autor no ha parado de explicar la primera novela durante toda la primera parte.


Esto es contraproducente. Por una parte, el lector de El psicoanalista conoce ya la historia como para que le tenga que estar explicando qué paso. Además, de malas maneras porque lo explica como flashes o como reflexiones internas del protagonista muy flojas, del tipo «claro, como hace cinco años yo hice esto y aquello y lo de más allá es normal que el asesino esté enfadado». Por otra parte, para quienes no hemos leído la primera parte, el contexto es suficiente y todo lo anterior casi innecesario. Lo podía haber solucionado con una referencia a que hacía cinco años el protagonista se había enfrentado a un asesino que le propuso un juego muy turbio. Lo que motivó al asesino hace cinco años no es relevante en esta segunda parte, no porque lo diga yo, sino porque el propio autor se centra más en que no ha podido cumplir su plan. Es decir, el motor de esta segunda parte es la venganza de los tres hermanos huérfanos (Virgil, Merlin y el señor R.) y terminar el trabajo, no el trauma... Menudo giro, ¿no?

Sin embargo, una vez que pasé esas páginas, una vez que terminaron las ráfagas del pasado, la novela me enganchó. Su protagonista es un personaje muy particular, cuya configuración se efectúa en la novela y a través de ella. Ha pasado de ser un hombre con una vida, a un hombre que busca su lugar, pasa del lujo y la riqueza a convertirse en un ser necesario para una comunidad que realmente lo necesita, como le sucede en Nueva Orleans o Miami. Y gracias a ello, va evolucionando como ser moral a través de sus casos (Tarik, Sra. Heath, Charlie, Roxxy). No solo atiende a sus pacientes y pone la mano para recibir el dinero, sino que aprende de ellos cómo es el mundo y qué dilemas aparecen teniendo en cuenta cómo este está estructurado.

Todo esto no es obvio en la novela, cosa que el autor hace muy bien, ya que la primera causa del movimiento de nuestro protagonista es arreglar el «fallo» que comete al final de la primera novela: dejar con vida al señor R. Sin embargo, pronto se da cuenta de que esto no es posible y de manera muy sutil y muy bien enlazada el autor le dará un nuevo motivo para continuar.

Así, y como ya hemos dicho antes, se llega a un final que si a nivel técnico era inesperado, a nivel de trama es inesperado y te saca una sonrisa. Quizá lo mejor de esta nueva novela de Katzenbach no sea el suspense en sí, sino la reflexión de los personajes, la valentía que nos muestran y el entramado psicológico de la misma. La partida llevada a cabo por los huérfanos se vuelve en su contra. Pasa de partida a baile, nuestro protagonista se convierte en el director de orquesta y las nuevas generaciones en los participantes. Al final, de una u otra manera, todos somos algo psicópatas. 

Comentarios

  1. Hola! Me encantó tu reseña. Yo aún no he leído a Jonh Katzenbach pero sin duda es uno de los escritores a quien mas ganas tengo de leer. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para pasar una tarde enganchada rollo detectives está muy bien. Además, el prota tiene carisma y al final te cae bien. Gracias por comentar Lyn! Besos, ^,^!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Veía este libro por todos lados pero en realidad no sabía de qué trataba hasta que leí tu reseña, me encantó y me dejó todo super claro.
    Dado que muchas personas están recomendando este libro probablemente le dé una oportunidad y además, me dejaste super intrigada por ese final inesperado.
    Gracias por la reseña, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Kat! Pues ahora es buen momento para obtenerlo, la primera parte también. Aquí por lo menos ha entrado en la campaña de libros de navidad y han reeditado El psicoanalista. Me alegro de que te haya gustado la reseña. Gracias por comentar! Besos, ^,^!!

      Eliminar
  3. Hola Laura! Tengo en físico "El Psicoanalista", pero por alguna razón todavía no lo leí. Voy a ver si lo empiezo, para leer la segunda parte y ver qué me parece. Tu reseña impecable y muy bien detallada, como siempre, me gusta mucho leerte! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias, Romi, tus palabras son un honor para mí. Me alegra mucho que te haya gustado la reseña. Yo, personalmente, creo que la primera parte tiene que estar mucho mejor que la segunda. Bien es cierto que en esta, sospecho trata otros aspectos que a mí me gustan más y que llevan a ese final poco esperado.
      Espero que si lo lees lo disfrutes. Un abrazo, ^,^!!

      Eliminar
  4. Wow! Con lo que te gusta Stephen King, seguro que lo has disfrutado muchísimo.

    Un abrazl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que cuando la trama se mete en el sur de Estados Unidos y le da ese rollo misterioso y de sociedad cerrada me lo pasé muy bien. No es King, por supuesto, pero tiene su puntillo. jajaja. Un abrazo, ^,^

      Eliminar
  5. Hola gracias por la recomendación pero lo dejare pasar he leído un par de libros de este autor pero no me gusta la forma en como llega se resuelven las cosas. Me gusta el desarrollo pero los finales no. No lo descarto por completo pero por el momento no. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cecy
      Qué curioso. A mí en este caso el desarrollo, bueno no ha estado mal, aunque como digo la primera parte es un poco pesada porque es muy repetitivo, y sin embargo el final me ha gustado porque no me lo podía esperar. A ver, no es un final estupendo, pero dentro de que es inesperado no es algo muy loco.
      Qué estupendo compartir las visiones.
      Un abrazo, ^,^!!

      Eliminar
  6. Hola

    Me ha gustado mucho tu reseña,lo has explicado muy bien. Me alegro que te haya gustado a pesar de los contras que nos has explicado. No me gusta el género thriller así que esta vez lo voya dejar pasar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que aunque no te guste el género te haya gustado la reseña. La verdad es que no es de mis géneros favoritos, pero esta novela no estuvo mal. Gracias por comentar.

      Un abrazo, ^,^

      Eliminar
  7. hola Lau, siempre me ha llamado la atención leer el primer libro y me alegro que te haya gustado pues dicen que es algo complicado de leer.
    por cierto te aviso que estas nominada https://juanysuslibros98117.blogspot.com/2018/12/booktag-de-los-12-deseos.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Juan!
      Si la verdad es que es un poco enrevesado, pero se puede leer. Es interesante, aunque como digo el principio es un poco cargante.
      ¡Gracias por la nominación! En nada la tengo preparada
      Un abrazo, ^,^!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tengo que informarte del uso que daré a los datos personales que proporcionas.. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros. Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.