Ciclo de los Hermanos Grimm (III). Un pájaro, un caballo y un zorro en El pájaro dorado – Der goldene Vogel –

Cuando estudiamos el análisis de las obras literarias, uno de los conceptos que se estudia en primer lugar, aparte de los básicos (narrador, personajes, espacio, tiempo y trama), es el concepto de motivo literario. A través de él se designan elementos o ideas que se repiten en una pieza literaria y está configurado a través de una serie de símbolos o aspectos que se relacionan con él. Además, el motivo literario se puede repetir a lo largo de la historia de la literatura, independientemente de la época o del lugar de procedencia de la obra. Para que tengáis un ejemplo, un motivo sería el diluvio universal que aparece en la Biblia, la literatura latina con el mito de Deucalión y Pirra; en la tradición Mapuche, en el que es fruto de la lucha de las dos serpientes Tren tren vilu y Caicai vilu, y así un lardo etcétera.


¿Por qué esta explicación? El cuento que hoy nos trae al ciclo de los Hermanos Grimm es especial por esto precisamente. Cuando me puse a leerlo todo me recordaba a otras cosas, o, al menos, a algo que se parecía, así que me puse a investigar y este es el resultado. Espero que os guste. Con todos ustedes, el cuento del Der goldene Vogel –El pájaro de oro–.

Los tres trabajos del menor

El cuento nos sitúa en un reino donde un rey tiene un jardín con un árbol que da manzanas de oro. Todas las noches manda contar las manzanas del árbol y siempre le falta una, así que manda investigar a su hijo mayor. Este se duerme, así que lo intenta el mediano, con el mismo resultado; finalmente, a petición del propio hijo menor es él quien vigila y descubre que el ladrón de manzanas es un pájaro de oro. Al dispararle una flecha, al pájaro se le cae una pluma, la cual lleva el muchacho a su padre el rey.

Decidido, el monarca manda a su hijo mayor a capturar al pájaro para aumentar las riquezas del reino. Este en su camino se encuentra con un zorro que le dice el camino y le recomienda que cuando llegue al pueblo se hospede en la taberna que tiene peor aspecto. Sin embargo, el muchacho no puede evitar sentirse atraído por el ambiente de la taberna buena y se queda en ella. El rey decide entonces enviar a su segundo hijo, pero el resultado es el mismo. Así, el hijo pequeño pide ir en busca del pájaro y el padre cede poco convencido.

En este caso el muchacho sí hace caso al zorro y a la mañana siguiente se reencuentra con él. Este le da las indicaciones para encontrar al pájaro de oro, pero le advierte: no debe cambiar al pájaro de jaula. El muchacho lo encuentra y al verle en una simple caja de madera decide cambiarle a una jaula de oro. El pájaro chilla y los guardias del palacio en el que se encontraba lo detienen, el rey de ese lugar lo condena a morir a no ser que traiga un caballo de oro, el más veloz  de todos.

El muchacho emprende el camino y se encuentra con el zorro que le da las indicaciones para conseguir el caballo, pero con la advertencia de no puede cambiarle la silla. Pero, obviamente el muchacho lo hace y es apresado, y condenado a muerte a no ser traiga una princesa que vive en un castillo de oro. De nuevo el zorro le ayuda, la condición esta vez es que no deje a la muchacha despedirse de sus padres. Este, sin embargo, lo permite y el padre le condena a no ser que elimine una montaña que tapa las vistas de su ventana. El muchacho lo intenta, pero cuando ya va a cumplir el plazo sin que lo logre el zorro lo hace por él.

El final es obvio, el muchacho se casa con la princesa, coge el caballo, huye con ella y consigue el pájaro. Cuando lo ha conseguido el zorro le pide que lo mate, a lo que él se niega. Así el animal le da dos consejos: no compres carne de cadalso y no te sientes junto a un pozo. Al pasar por el pueblo de las tabernas ve que sus hermanos van a ser ejecutados, el muchacho paga sus deudas y en el camino sus hermanos lo tiran a un pozo. Al llegar el caballo, el pájaro y la princesa están tristes. Sin embargo, el muchacho logra salir del pozo y disfrazado llega a su reino. Cuando el pájaro, la muchacha y el caballo sienten su presencia se animan, en esta ocasión sí mata al zorro que se transforma en el hermano de la muchacha y así viven todos felices.

Los tres hermanos y la manzana dorada

Como podemos ver el cuento tiene una estructura muy sencilla que se va repitiendo en cada una de las pruebas a las que someten al protagonista. Además, los personaje son sencillos y las tareas tampoco son complejas. Sin embargo, cuando comencé su lectura pensé «otra vez hermanos», «otra vez la manzana de oro». Y es que aquí encontramos los primeros motivos literarios de este cuento.

A lo largo de la historia de la literatura el motivo de los hermanos se ha ido repitiendo. Desde Grecia con Cástor y Pólux, en la Biblia con la fábula del hijo pródigo, siempre hemos encontrado rivalidad entre hermanos. Lo que me llamaba la atención era que el primer cuento de los Hermanos Grimm que leí fue Los tres hermanos y me puse a pensar hasta dónde había llegado este motivo y creo que todos hemos pensado lo mismo: la fábula de los tres hermanos de Rowling.  Ambas historias coinciden más de lo que pensamos porque no sólo es que el menor sea el más inteligente, sino que además también se enfrenta con la muerte. Todas las hazañas, como hemos visto, son para evitar sus sentencias a muerte.

Por otro lado, esta manzana dorada no podía dejar de recordarme a dos mitos más, por una parte al jardín de las Hespérides, del cual Hércules tiene que robar una manzana en uno de sus trabajos (un poco en la dinámica del hermano menor del cuento) y, por otro lado, la manzana de la discordia del juicio de Paris. La relación no ha sido del todo redonda, porque la manzana no hace pelear a tres hermanas sino a tres diosas con relaciones diversas. En cualquier caso, la disputa sí que se encuentra en el cuento, ya que los hermanos, por haber conseguido el pájaro ladrón de manzanas, tiran a su hermano a un pozo. 

Pero la clave..., los animales

No obstante, aunque estos motivos me intrigaban, lo que más me llamaba la atención eran los animales. ¿Cuántas veces había leído sobre ellos? Muchísimas, caballos veloces, pájaros relucientes e incluso zorros astutos. Pero empecemos por el más rápido, vamos a por el caballo.

La velocidad y los dioses: Para conocer este motivo nos vamos a acercar a dos mitologías distintas: la mitología griega y la mitología nórdica. Dentro de la primera, todos conocemos a  Pegaso, el caballo alado que, frente a lo que nos contó Disney, es famoso por ser el caballo de Belrofonte el héroe que consiguió matar a la Quimera. Este, se tiene constancia, ha influido en la leyenda de Mahoma, según la cual un caballo alado llevo al profeta desde la tierra al cielo. A partir de esta fuente, tendremos al caballo como elemento crucial para el héroe, pero no solo esto nos dejan los dioses, también encontraremos el tema de su velocidad. En la mitología nórdica encontramos a Sleipnir, hijo del dios Loki y un semental (mejor no preguntemos) que era representado con ocho patas para representar su velocidad. Y reelaborado encontramos el caballo dorado, que como veremos adquiere este color, parece, influido por su compañero de cuento.

El pájaro de los mil nombres: Lo primero que hice al terminar el cuento es ver si había más pájaros en la literatura con estas características... Hay un montón y frente a los anteriores motivos sobre los cuales he establecido yo las relaciones, los diferentes cuentos de los pájaros dorados están todos relacionados. Por un lado encontramos el cuento de El mirlo dorado, en este caso la captura del ave es para curar al padre enfermo (vaya, vaya) y el hijo menor no necesita pasar pruebas. Sin embargo, en el cuento Iván Tsarévich y el lobo, del foklore ruso, la pluma del pájaro de fuego ofrece al héroe una premonición, en su busca será ayudado por animales, como un lobo, para capturar al pájaro.  Por las características del ave y las propiedades de sus plumas ya  en la antigüedad se llegó a la conclusión de que este pájaro era en realidad el fénix. Y de este ya hemos visto la continuidad, en Fawkes, sin ir más lejos y fusionando lo antiguo con la interpretación tenemos la historia de El fénix dorado, un cuento franco-canadiense parecidísimo al de los Hermanos Grimm.

Kitsune, un salvador 

Pero no podía dejar de pensar en el zorro, ya que era el único motivo que parecía no europeo. Sí tenemos la fábula de Esopo de La zorra y las uvas, pero en ella al final se destacaba la idea de que era lista para mal y en el cuento de los hermanos el zorro es bueno, de hecho es un hombre. Me puse investigar y el único motivo literario que encontré fue a Kitsune... ¡en Japón! Qué salto. 

Kitsune, el dios zorro japonés, es un ser inteligente con habilidades mágicas, entre las cuales destaca el poder adquirir forma humana para, en ocasiones, ser fiel guardián de un humano. Ahí aparece el motivo y en este caso no se puede hablar de influencia de ninguna manera, en todo caso de una poligénesis del motivo. Además, maravillosa porque esta figura de zorro aparece en la Edad Media en Francia con el zorro Renard, un zorro antropomórfico que encarna la elocuencia y vive aventuras como los caballeros andantes.


Como veis los motivos literarios invaden la literatura desde sus orígenes hasta la actualidad. El caso que hoy tratábamos el cuento de los Hermanos Grimm ha resultado en este sentido una gran sorpresa. La tradición popular del centro de Europa fue capaz de incorporar en su imaginario todas estas imágenes y elementos para conformar un cuento que nos habla de la astucia y de la suerte. Imágenes que se han ido elaborando a lo largo de la historia, a lo largo de la literatura y se han introducido evolucionados en nuestro imaginario como, por ejemplo, con Fawkes y la Fábula de los tres hermanos.

Espero que os haya gustado, paramos aquí la primera entrega del ciclo de los Hermanos Grimm a los que dejamos descansar durante una semana para que nos sorprendan con sus cuentos.  Hasta la próxima

Comentarios

  1. Hola muy buen analisis me ha gustado nunca habia visto de esta forma el cuento y el simbolismo implicito. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cecy,

      Me alegro de que te haya gustado el análisis. La verdad este sin duda es el que más me ha costado analizar. Gracias por tu comentario,

      Un saludo!! ^,^!!

      Eliminar
  2. Me encantó este post, muy buen análisis! Me encantó que hablaras de mitología ❤️🙌🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bel

      Gracias por tu comentario. Sí, al verdad es que me gusta hablar de mitología, aunque siempre me queda la sensación de que soy un poco pesada cuando lo hago, jajaja. Me alegro de que te haya gustado.

      Un saludo!! ^,^!!

      Eliminar
  3. Holaa! Si te soy sincera nunca había oído el cuento del pajaro de oro, ni cuando era niña!! Pero me gustó mucho como lo narraste y lo conectaste con diferentes historias de tantas partes del mundo.
    Este cuento me recordó un poco a la trilogía de sombra y hueso de Leigh Bardugo, en especial el último libro en el que hay un pájaro de fuego muy crucial en la historia y tienen que encontrarlo y en fin...
    Gracias por este super post, me esta gustando mucho este ciclo de los hermanos Grimm que estas haciendo. Besoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Kat!

      La verdad es que yo tampoco conocía la historia y cuando la leí, me encantó. Me recordó, como he explicado a un montón de otras historias y me dejo apuntada la trilogía que mencionas para ver cómo sale el pájaro en ella. Gracias por tu comentario y por dejarme nuevas referencias. Me alegro de que te esté gustando el ciclo.

      Un abrazo!! ^,^!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tengo que informarte del uso que daré a los datos personales que proporcionas.. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros. Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.