[Reseña] El nuevo realismo. Sobre ‘Días sin camino’ de Germán Rodríguez

Qué grato es leer literatura del otro lado de charco y más si esta nos enseña los nuevos horizontes que están por venir. Teniendo en cuenta las situaciones sociales y económicas vividas en la última parte de la década de los años diez del siglo XXI, ya estaba tardando en aparecer de nuevo el realismo en la literatura. No negaré que lo haya, pero es cierto que hasta ahora no había encontrado ninguna novela que fuera puramente realista.

En este nuevo realismo urbano nos introducirá la novela que nos trae hoy aquí, Días sin camino de Germán Rodríguez, publicada por la EditorialAdarve ayer mismo. Una novela que recorrerá las calles de la Argentina de 2018 bajo la mirada de un escritor  que huye de lo que escribe.

Ese miedo abismal a estar solos y pensar, sobre todo miedo a pensar. En los sueños frustrados, en lo que se convirtieron, en lo predecible que es su vida. En que el tiempo no va a volver jamás, ni las oportunidades, ni la vitalidad. 

El tren de la vida pasa solo una vez, o te subes o te consigues un trabajo de jornada completa. Tú eliges. Pero mejor no pensar en eso. Ni en nada. Gracias a Dios el sistema nos dio demasiadas herramientas para suspender el pensamiento, para mover los pulgares y no el cerebro. Días sin camino es una novela urbana escrita a lo largo de Latinoamérica en habitaciones oscuras, esquinas peligrosas y bares sucios. Sus páginas esconden realidades que no necesitan ser ficcionadas. Historias crudas y violentas sobre quiénes componen el borde más filoso de la sociedad.

El individuo como testigo

Ian Giménez se encuentra en una situación comprometida. En realidad, comprometida para la sociedad, para él simple y llanamente ha sido fiel a sus principios. Pero la echa tanto de menos que esa soledad y melancolía intentará acallarla, o potenciarla según se mire, con el tabaco y el alcohol. Y así comienza el viaje sin rumbo, un encuentro consigo mismo del que no sabe si saldrá victorioso.

La novela de hoy comienza en un momento importante de la vida del protagonista, que no es más que el comienzo in medias res, en mitad de su vida, cuando los errores y las decisiones del pasado están teniendo sus consecuencias. Así, entendemos que Ian Giménez se ha separado de su esposa y su reacción ante este dolor será el aislamiento y la soledad.

Como escritor Ian vive su vida como si de una novela se tratara, así se lo dicen sus familiares, y en ese vivir en el drama, «los días de nada» nos enseñará cómo es la realidad de su época, es decir, de la nuestra. Así el autor nos introduce en el género del realismo urbano, un género del cual no había leído nada hasta ahora y que muestra las crudezas de nuestra sociedad y su sistema económico.

Para ello Ian se sumerge en los suburbios de la mendicidad, las casas de caridad, las drogas, los inmigrantes, los jornaleros de las ciudades de Argentina, buscando ese algo que le haga no pensar en ella, ese algo que consiga hacerle purgar a través de la escritura toda la melancolía.  Y, sin embargo, será en lo más bajo de la sociedad donde aprenderá lo que realmente importa.

La existencia del individuo

Sin embargo, más allá del narrador testigo, que logrará que entendamos que para que nuestro sistema funcione parece que tiene que existir este otro suburbial y callejero, encontraremos también un narrador que cuenta su experiencia y que es la que cerca está, en algunos puntos, a la del lector.

Con la descripción de nuestro protagonista, encontraremos la descripción de un hombre producto del conflicto entre lo que se espera y las convicciones. Esta discusión será purgada por él a través de tres factores: el alcohol y el tabaco, que le ayudan a reflejarla en el papel, y las mujeres, con las que busca la redención por haber seguido sus convicciones. 

Y es que tenemos que entender que en la actualidad a veces entendemos como fracaso lo que en realidad son los principios. Pero Ian no sale indemne de esta elección, de ese vagar vital y durante toda la novela nos enseñará la desilusión ante una sociedad que le pide que se rinda, un hastío vital por no encontrar cabida en esa sociedad y, finalmente, lo que parece un callejón sin salida ante su postura vital. En ese momento la tensión se encumbra para llevarnos de la mano a la misma reflexión que tendrá el protagonista.

A veces…

A veces nos viene bien mirar el mundo con una perspectiva pesimista. Parece una afirmación ridícula, pero si por un momento nos planteáramos qué es lo peor que puede pasar, quizá podríamos asumirlo y podríamos sopesar nuestras elecciones y estar preparados para lo que venga. Eso sí, mirar el mundo así, no vivirlo así.

Digo esto, porque Días sin camino no es una lectura que nos vaya a animar, es una lectura reflexiva, directa y rápida sobre aquello que nos incomoda de nuestra sociedad. Sin embargo, como digo creo que estas lecturas no enseñan mucho, cómo es la sociedad, nos plantea cómo somos nosotros y hasta qué punto la idea que tenemos de nuestra vida es nuestra o no.

Lo recomiendo sin duda, como he dicho es lectura rápida, que engancha y que sin ser alegre, después de su lectura, te lanza un rayo de luz o mejor ese golpe en la mesa que te despierta de tu letargo vital. Espero que os animéis con él.

El Libro en el Bolsillo

Consigue la novela 👉: Días sin camino de Germán Rodríguez

Puntuación:


Comentarios

  1. ¡Hola! Esta vez lo vamos a dejar pasar porque nos parece una lectura demasiado densa para nosotras en este momento. Besitos 🖤

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Aunque por lo que comentas en tu reseña trata unos temas muy importantes hoy en día, por el momento me apetece leer libros más ligeros, así que no me animo.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Creo que tú reseña disecciona a la perfección lo que puede ser el libro. Muy certera. A mí Argentina, la melancolía e incluso la dureza de las vivencias me gustan mucho, así que lo apunto. Muchas gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Pues tiene muy buena pinta, lo único que más que a una nueva literatura me ha llevado al cine negro de los años dorados de Hollywood, y he visto a un Bogart moderno, ¿no? y también un poquito (bastante) al grande de los clásicos negros negrísimos jejeje, James Elroy: Tabaco, alcohol, bares, intriga, noche, sobras... llámame loca, pero según lo leía, venían a mi imaginación imágenes como las que tenía cuando leía "The cold six thousand" o "American Tabloid". En cualqueir caso muy buenas referencias jejeje! ¡Gracias por el descubrimiento"

    ResponderEliminar
  5. Holaaa
    La verdad es que tiene buena pinta, creo que podría gustarme. Me lo apunto
    Besisb😉❤️

    ResponderEliminar
  6. Hola
    Mira que hay cosas que cuentas que es llamativo, pero la realidad es que no me termina de llamar, estoy buscando cosas más para reír que para pensar de más.
    Un bes💕

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Me gusta que sea una novela que invita a la reflexión y que te haga pensar en cuáles pueden ser las consecuencias de tus decisiones. Sin embargo, en este momento necesito algo más ligero y menos pesimista. ¡Me alegro que te haya gustado!

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    No lo conocía, pero no creo que me ponga ahora mismo con el porque se me podría hacer un poco denso
    Un abrazo 🖤

    ResponderEliminar
  9. Hola,
    De momento la dejaré pasar, no es el tipo de lectura que ahora me apetece. Pero, igualmente la tengo en cuenta para más adelante.
    Gracias por la recomendación, porque no conocía el libro.
    Nos leemos ❤️
    ✒️ Namartaielsllibres

    ResponderEliminar
  10. Yo soy más de literatura de la terreta, de este lado del charco, pero bueno, nunca descarto una buena historia porque nunca sabes donde te la puedes encontrar.
    Gracias por tu lectura y opinión.
    B7s

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Laura!
    Hay lecturas que con sus reflexiones nos abren los ojos a realidades. Aunque en este momento concreto no me siento animada a enfrentar una lectura de este tipo, no la descarto para más adelante pues ese golpe en la mesa nos viene siempre bien a todos.
    Un besín ❤️

    ResponderEliminar
  12. Hola! Gracias por traernos estas reseñas. En este caso no es un libro que se englobe en mis gustos. Creo que va a ser denso, por lo que cuentas. De todas maneras, nunca descarto del todo.

    ResponderEliminar
  13. Me ha parecido una de esas historias que te da un golpe de realidad, de esos relatos que al final del libro te dejan como confundida, pero es la vida misma más aún en un país Latinoamericano, creo que hasta cierto punto es bueno conocer otras realidades y los diferentes matices de la sociedad.

    ResponderEliminar
  14. Holaaa
    Pues no tiene mala pinta pero ahora me apetecen más otro tipo de lecturas más movidas por así decirlo jaja
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Hola! Aunque se sale un poco de lo que suelo leer a veces me aparecen este tipo de lecturas así que va a mi lista.
    Saludos ❤️

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola ❄!
    No conocía este libro y a pesar de no ser totalmente de mi estilo me lo voy a llevar apuntado, ya que ha conseguido captar mi atención.
    Me gusta que sea un libro que engancha, rápido de leer y sobre todo reflexivo.
    Espero no tardar mucho en conseguirlo.
    Un beso enorme ❤

    ResponderEliminar
  17. Hola!!
    Hola!
    Me alegra que te haya gustado, pero reconozco que esta lectura no es para mi :(

    saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola! Ay coincido totalmente, a veces una pequeña mirada pesimista nos ayuda a contemplar realmente el panorama y a ayudarnos, sin duda, en pensar mejor lo que haremos. Me llama muchisimo la atencion esta lectura, la verdad es que no la conocia asi que me la llevo! ¡Nos leemos!♥

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar
  19. Hola Laura.
    No conocía este libro, ni a su autor. Aunque de momento no es el tipo de lecturas que me apetece leer, no descarto en un futuro darle una oportunidad, ya que me ha parecido interesante lo que cuentas en tú reseña.
    Gracias por la reseña y la recomendación.
    Nos leemos. Besotes.
    Emi 💖

    ResponderEliminar
  20. Holiii
    No conocía este libro, me pareció muy interesante y sin duda es importante leer este tipo de libros de vez en cuando, como sociedad debemos cuestionarnos constantemente si queremos avanzar, me alegro que disfrutaras la lectura.

    Hasta pronto ❤

    ResponderEliminar
  21. Hola. Pues me ha cautivado con la reseña. Me gusta que una lectura sea rápida, directa y que me haga pensar, para mí significa que el libro es bueno. Me anoto El nuevo realismo para leer, que seguro que cae en este verano. Gracias por compartir tus impresiones sobre el libro. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa, pues me ha parecido una lectura interesante, la verdad es que ya la portada me ha llamado la atención pero por lo que dices, creo que podria ser entretenido, asi que este si que me lo llevo anotado!besos

    ResponderEliminar
  23. Holaaa, no es muy de mi estilo y no creo que vaya a leerlo, pero tampoco lo conocía y me alegra ver lecturas distintas por aquí, gracias :)
    ¡Besos 🖤 desde Tiempo Libro!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tengo que informarte del uso que daré a los datos personales que proporcionas.. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros. Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.